ÚLTIMAS ENTRADAS PUBLICADAS

viernes, 27 de septiembre de 2013

No cambies

Fuente:“El canto del pájaro” de Anthony de Mello.


"Durante años fui un neurótico. Era un ser angustiado, deprimido y egoísta. Y todo el mundo insistía en decirme que cambiara. Y no dejaban de recordarme lo neurótico que era.

Y yo me ofendía, aunque estaba de acuerdo con ellos, y deseaba cambiar, pero no me convencía de la necesidad de hacerlo, por mucho que lo intentara.

Lo peor era que mi mejor amigo tampoco dejaba de recordarme lo neurótico que estaba. Y también insistía en la necesidad de que yo cambiara.

Y también con él estaba de acuerdo, aunque tampoco podía impedir ofenderme con él. De manera que me sentía impotente y como atrapado.

Pero un día me dijo: “No cambies. Sigue siendo tal como eres. En realidad no importa que cambies o dejes de cambiar. Yo te quiero tal como eres y no puedo dejar de quererte”.

Aquellas palabras sonaron en mis oídos como música: “No cambies. No cambies... Te quiero”.

Entonces me tranquilicé. Y me sentí vivo. Y, ¡oh maravilla!, cambié.

Ahora sé que en realidad no podía cambiar hasta encontrar alguien que me quisiera, prescindiendo de que cambiara o dejara de cambiar."



OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


sábado, 21 de septiembre de 2013

Fórmula de la Inocencia


"Dúo". Secret Garden.

El siguiente texto ha sido extraído de libro “Mágica fe” de Juan José Benítez, concretamente del capítulo titulado El “esmoquin” de la otra vida.

Se suele conocer a Juan José Benítez por sus investigaciones sobre el fenómeno ovni, o por su serie de los “Caballo de Troya” en torno a la figura de Jesús de Nazaret, pero este libro es algo distinto.

Está escrito en forma de cartas a una de sus hijas y nos descubre al Juan José Benítez que, tras sus muchas y variadas experiencias a lo largo y ancho del mundo, ha descubierto lo que verdaderamente le importa en la vida y ha aprendido a saber valorar las pequeñas cosas y a actuar con el corazón.

Juan José Benítez desnuda su alma, sus sentimientos, ya que, según sus propias palabras, este libro es una especie de testamento que quiere dejar a sus hijos.

..."Me gustaría explicarte, demostrarte (?), la inmensa importancia de la inocencia. Un término, también lo sé, prácticamente descatalogado en una civilización (?) en la que todo tiene precio.

(Me parece que esa benevolente sonrisa que te mencionaba acaba de sombrear tu precioso rostro. Y lo comprendo. ¿De qué estoy hablando? ¿De la necesidad de ser inocente? Efectivamente, tu padre no es de este planeta.)

Te lo advertí. Mi tesoro, el que ahora pongo en tus manos, es tan especial e increíble que sólo los «socios del club de la mágica fe» pueden hacerlo suyo.

Y me dirás: aclaremos conceptos. ¿Qué es y qué representa hoy la inocencia? ¿Para qué sirve?

Lo primero que se me ocurre es que, envueltos como estamos en la confusión, ser inocente se interpreta en la actualidad como una suerte de «retraso mental», digno de piedad o de burla. ¿Cuántas veces lo hemos afirmado u oído?: «Ése es un inocente.» Y en la expresión flota el sulfúrico del desprecio y de la chanza. Ser inocente, pues, es sinónimo de «tonto sin solución».

Para el club, en cambio, la inocencia —es decir, la ausencia de malicia— es el doctorado que corona y justifica al ser humano. Un estado, fronterizo con la santidad, muy difícil de conquistar y que exige un durísimo entrenamiento…"

…"He aquí, según el club, la fórmula para hacerse (en propiedad) con el seductor esmoquin. Para merecer, en suma, el magnífico título de inocente. Un estado, como te previne, a caballo entre lo humano y lo divino. Una conquista muy compleja, que exige el conocimiento y la práctica de esas nueve condiciones. Todas a un tiempo. Todas a plena potencia.

¿Las repasamos?

I (Ingenuidad)

Ser inocente es ser auténtico. Manifestarse a cuerpo descubierto. Tal como eres. Con sombras y luces. Sin camuflajes. Sin maquillar el alma ni las formas. Sin recámara. Borrascosa o plácida, como la mar.

N (Nobleza)

Ser inocente significa " más arriba". Con los sentimientos en el ático: por encima de lo habitual. El noble - el aristócrata de corazón - no habita en los suburbios de la mezquindad, sino en las lujosas urbanizaciones de la generosidad.

O (Olvido)

Ser inocente supone armarse para el desarme del olvido. Si lo prefieres, para el perdón. La inocencia olvida el mal con la tenacidad y elegancia de la ola, que borra tus huellas en la playa. Para ser inocente tendrás que aprender a programar el disco duro de la memoria para un continuo " no existir", "no recuerdo"...

C (Curiosidad)

Ser inocente lleva impresa (de fábrica) la condición de curioso. Solo los espíritus nobles confiesan su abrumadora ignorancia. Y ello los convierte en alcohólicos del saber. Ser inocente es una condena. Una maravillosa condena a beber conocimiento. A beber como un poseso. Y el inocente, con tal de apagar su sed, recurre a todo y en todo momento: al vino de las preguntas, al coñac de la lectura y al champán del yo interior.

E (Espontaneidad)

Ser inocente es tener vida y movimiento propios. Auto propulsarse. Circular por los carriles personales -asfaltados o polvorientos- de tu nombre y apellidos. No depender del semáforo del qué dirán. Crecer con las nieves y la sequía de tu inteligencia. Sin los pesticidas de la hipocresía. Entonando la tabla de multiplicar de la naturalidad, prima hermana de la ingenuidad.

N (Niño)


Ser inocente es volver al pan y chocolate del corazón: la niñez.
Para conservar el valioso cargamento de la inocencia, conviene contratar al 007 de pantalón corto. Conviene volver, aferrarse, recuperar al "niño" interior. Al que fuimos. Al que añoramos. Al que llevamos escondido bajo el rígido almidón de las conveniencias sociales y al que acariciamos cuando nadie nos ve.
Inocente= niño = anarquista de lo gris = objetor de lo fosilizado.
Que tu alma, en lugar de sumar, reste cumpleaños.
No te ruborices si la mediocridad se ríe de las trenzas de tu espíritu.
Que tus ojos se encandilen con lo que los otros ignoran o desprecian. Entra sin temor en el túnel de la risa del porqué.
Sonríe por cualquier cosa. Para los inocentes es gratis.
Al igual que el bebé, llévate la vida a la boca. Recuerda que Dios -el Gran e Incorregible Niño- siempre empieza por el postre ¿ no te hizo niña antes que adulto?
Ser inocente es ganar sin arriesgar.
Como el niño el inocente ama por inercia. Confía por naturaleza. Juega por necesidad. Vive sin saber que vive.
Si te acusan de inocente o de niña ¡felicidades! Habrás entrado en el club.

C (Confianza)

Ser inocente -creo haberlo escrito en alguna parte- es ir por la vida con las manos en los bolsillos. Es decir, en pasaje de lujo.
Ser inocente= confiado, es portar la pancarta de la esperanza. La única que no irrita, que siempre aparece en blanco, que desmiente al futuro y que arrastra.
Ser inocente = saber y entender lo que el resto no sabe ni entiende.
Ser inocente = confiado, es pisar el acelerador del ánimo, manteniéndolo en la zona roja del doscientos por hora. Y hacerlo con un vigor que haga exclamar: "no es humano".
Ser inocente es confiar hasta la locura: único atajo a la cordura.

I (Intuición)

Ser inocente -suma y sigue- te convertirá en mago. Sentirás lo que los demás solo saben. Y cruzarás en cabeza todas las metas volantes de la carrera humana.
Ser inocente es abonarse gratis al fax de los cielos. La operadora (la intuición) será entonces tu confidente. Ella te avisará con la telegrafía sin hilos de los sentimientos. Después, la pesada maquinaria del razonamiento le dará la razón. Es el clavel en la solapa del esmoquin.

A (Asombro)

Ser inocente es nacer continuamente. Una y otra vez y por el invisible y elástico canal del asombro.
Ser inocente es asombrarse del ahora, del ayer y del último segundo, cuando no queda ya nada de que asombrarse. Asombrarse de lo nunca visto y sobre todo, de lo siempre visto.
Ser inocente es nacer (asombrarse) cada mañana ante la cambiante sonrisa de tu fotografía en la pared.
Ser inocente es nacer (asombrarse) ante el pájaro que hace escala técnica en tu ventana.
Ser inocente es nacer (asombrarse) ante el brazo convertido en almohada.
Ser inocente es nacer (asombrarse) ante la danza del vientre de la llama de una vela.
Ser inocente es nacer (asombrarse) ante el milagro empaquetado de un mando a distancia.
Ser inocente es nacer (asombrarse) ante el voluntarioso ir y venir de lo cotidiano, ese pariente pobre y olvidado.

Ser inocente, en fin, es imaginar el asombro como un Dios-Niño tocando los porteros automáticos del alma echando a correr.

Todo esto, como puedes suponer, hace de la INOCENCIA el enemigo público número uno. Los “ladrones de oxígeno-bis" la temen.

El inocente -ingenuo, noble, olvidadizo para el mal, sediento de saber, espontáneo, niño, confiado, intuitivo y siempre en posición de asombro- es invulnerable e incorruptible. Es el bien, químicamente puro. Su luz inquieta, traspasa y desarma.

Dios los escolta personalmente ¡Y ay de aquellos que escandalicen a uno de estos pequeñuelos! Pisotearlos es un puntapié en la espinilla de Dios."



OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


domingo, 15 de septiembre de 2013

La solución más simple


Desde pequeña siempre tuve miedo al irme a dormir, porque creía que había alguien debajo de la cama. Cansada de esto, un día fui a ver a un psiquiatra y le expliqué:

- Cada vez que voy a acostarme, creo que hay alguien debajo de mi cama. Tengo miedo. ¿Me estaré volviendo loca?

- Con mis sesiones, en doce meses estarás bien - me dijo el psiquiatra.  - Ven a verme dos veces a la semana y te curaré todos esos miedos- .

- ¿Y cuánto me costará doctor?- pregunté.

- Ochenta euros la visita- contestó el doctor.

- Un poco caro, pero si me cura… vale la pena- dije.

Fui tres sesiones y no volví a la consulta, porque me suponía mucho dinero.

Seis meses después, me encontré con el doctor en la calle.

-Hola - me dijo - ¿por qué dejó de venir a mi consulta?- me preguntó.

- Bueno, doctor, ochenta euros por consulta, dos veces a la semana, por doce meses ¡es mucho dinero! Por suerte, encontré un camarero en el bar que me curó en una sola sesión por tres euros y además con cerveza y tapa incluida.

- ¡No me diga! - dijo el psiquiatra algo molesto.- ¿Y se puede saber cómo le curó el camarero?-

- Me dijo que le cortara las patas de la cama. ¡Ahora ya no puede haber nadie allí debajo! -



OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


lunes, 9 de septiembre de 2013

Valores con mayúsculas: La Humildad

Fuente: "Ahora, Yo" de Mario Alonso Puig.


“Unchained melody”. Maurice Jarre.

"La Humildad es la ausencia de soberbia, de pensar que lo que yo veo es la única realidad que existe, de creer que lo que yo puedo observar o medir es lo único que cuenta.

La Humildad es lo que me da la capacidad de escuchar para entender la manera en la que otros valoran las cosas.

La Humildad es lo que nos permite encontrar un maestro en la persona más sencilla y el mejor regalo envuelto en un simple papel de periódico.

La Humildad es lo opuesto a esa búsqueda compulsiva por destacar, por competir, por demostrar que se es el más brillante, el más válido, el mejor.

De la Humildad surge la capacidad de admitir un error, de pedir ayuda y de solicitar el perdón.

La Humildad es lo que nos lleva al reconocimiento de todo lo que se ignora y de todo lo que queda por descubrir.

La Humildad evita que defendamos con rigidez y agresividad una idea y nos ayuda a abrirnos a explorar nuevas formas de ver la realidad.

La Humildad también evita que nos enfoquemos solo en nosotros, para así poder enfocarnos también en los otros.

La Humildad nos lleva a mantener ese mismo espíritu de curiosidad y fascinación que tiene un niño.

La Humildad nos invita a doblar la cabeza y a caer de rodillas ante aquello que en su grandeza claramente nos supera.

La Humildad nos inspira a pedir consejo y guía al propio maestro interior.

La Humildad es lo que se necesita para ver la belleza en los demás.

La Humildad es la capacidad de aceptar lo que la vida nos manda y de confiar en que eso que nos manda es para nuestro crecimiento y aprendizaje, aunque no seamos capaces de entenderlo.

Por eso, quien es en su corazón humilde fluye con la vida y se deja mecer y guiar por ella."

OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


martes, 3 de septiembre de 2013

Estoy ahí fuera

Este cuento está incluido en el libro “La oración de la rana” de Anthony de Mello.

Érase una vez una mujer muy devota y llena de amor de Dios. Solía ir a la iglesia todas las mañanas. Por el camino solían acosarla los niños y los mendigos, pero ella iba tan absorta en sus devociones que ni siquiera los veía.

Un buen día, tras haber recorrido el camino acostumbrado, llegó a la iglesia en el preciso momento en que iba a empezar el culto. Empujó la puerta, pero ésta no se abrió. Volvió a empujar, esta vez con más fuerza, y comprobó que la puerta estaba cerrada con llave.

Afligida por no haber podido asistir al culto por primera vez en muchos años, y no sabiendo qué hacer, miró hacia arriba... y justamente allí, frente a sus ojos, vio una nota clavada en la puerta con una chincheta.

La nota decía: “Estoy ahí fuera”.


Se decía de un santo que, cada vez que salía de su casa para ir a cumplir sus deberes religiosos, solía decir: “...Y ahora te dejo, Señor. Me voy a la iglesia”.

OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE: