ÚLTIMAS ENTRADAS PUBLICADAS

jueves, 30 de enero de 2014

En la ribera del Oka

Hoy 30 de enero, aniversario de la muerte de Mahatma Ghandhi, en España se celebra el Día Escolar de la No Violencia y la Paz, una jornada educativa fundada en 1964 por el poeta y pacifista mallorquín Llorenç Vidal. Por este motivo, he querido publicar esta entrada con un cuento del novelista ruso León Tolstoi, uno de los grandes escritores de la literatura mundial, autor de "Guerra y Paz" y "Ana Karenina". Sus ideas sobre la "no violencia activa", expresadas en libros como "El reino de Dios está en vosotros", tuvieron un profundo impacto en grandes personajes como Gandhi y Martin Luther King.


"En la ribera del Oka vivían felices numerosos campesinos; la tierra no era fértil pero, labrada con constancia, producía lo necesario para vivir con holgura y aún daba para guardar algo de reserva.

Iván, uno de los labradores, estuvo una vez en la feria de Tula y compró una hermosísima pareja de perros sabuesos para que cuidaran su casa. Los animalitos al poco tiempo se hicieron conocidos por todos los campos de la vega del Oka por sus continuas correrías, en las que ocasionaban destrozos en los sembrados; las ovejas y los terneros no solían quedar bien parados.

Nicolai, vecino de Iván, en la primera feria de Tula compró otra pareja de perros para que defendieran su casa, sus campos y sus tierras.

Al principio, los nuevos guardianes riñeron con los antiguos, pero pronto se hicieron amigos y los cuatro hicieron juntos las correrías.

Los otros vecinos, cuando vieron aumentar el peligro, se hicieron también con sabuesos, y así, al cabo de pocos años, cada labrador era dueño de una jauría de 10 ó 15 perros. Apenas oscurecía, al más leve ruido, los sabuesos corrían furiosos y armaban tal escándalo que parecía que un ejército de bandidos fuera a asaltar la casa. Los amos, asustados, cerraban bien sus puertas y decían: - ¡Dios mío! ¿Qué sería de nosotros sin estos valientes sabuesos que abnegadamente defienden nuestras casas?

Al tiempo que cada campesino –para estar mejor defendido- aumentaba el número de perros, éstos se hacían más exigentes. Ya no se contentaban con los huesos y demás sobras de la casa, sino que había que reservarles los mejores trozos de las matanzas y hubo que construirles recintos cubiertos y dedicar más tiempo a su cuidado.

Entretanto, la miseria se había asentado en la aldea; los niños, cubiertos de harapos, palidecían de frío y de hambre, y los hombres, por más que trabajaban de la mañana a la noche, no conseguían arrancar del suelo el sustento necesario para su familia. Un día, se quejaban de su suerte delante del hombre más viejo y sabio del lugar, y como culpaban de ella al cielo, el anciano les dijo:

- La culpa la tenéis vosotros; os lamentáis de que en vuestra casa falta el pan para vuestros hijos, que languidecen delgados y descoloridos, y veo que todos mantenéis docenas de perros gordos y lustrosos.

- Son los defensores de nuestros hogares- exclamaron los labradores.

- ¿Los defensores? ¿De quién os defienden?

- Señor, si no fuera por ellos, los perros extraños acabarían con nuestros ganados y hasta con nosotros mismos.

- ¡Ciegos, ciegos! - contestó el anciano - ¿No comprendéis que los perros os defienden a cada uno de vosotros de los perros de los demás, y que si nadie tuviera perros no necesitaríais defensores que se comen todo el pan que debiera alimentar a vuestros hijos? Suprimid los sabuesos, y la paz y la abundancia volverán a vuestros hogares.

Y siguiendo el consejo del anciano, se deshicieron de sus defensores y un año más tarde sus graneros y despensas no bastaban para contener las provisiones, y en el rostro de sus hijos sonreía la salud y la prosperidad."


OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


sábado, 25 de enero de 2014

El poder está en tu interior

Fuente: "Vivir es un asunto urgente" de Mario Alonso Puig.


A la altura de las orejas, en la parte más anterior de los lóbulos temporales del cerebro se encuentran dos núcleos que se denominan amígdalas o núcleos amigdalinos. En realidad, aunque parezca un único núcleo, es un conglomerado de núcleos con funciones muy importantes. Uno de ellos se llama núcleo central del miedo porque es el que activa muchas de nuestras reacciones de miedo. Sin su existencia, las personas no seríamos valientes, sino insensatas. Las amígdalas son capaces de captar un peligro físico incluso antes de que seamos conscientes de dicho peligro.

Lo interesante es saber que las amígdalas se pueden activar desde zonas del cerebro que están muy ligadas a la forma de pensar. Hay pensamientos que desde la zona anterior del hemisferio derecho son capaces de activar los centros del miedo. Dicho de otra forma, los peligros creados por nuestra mente serían vividos como peligros reales y el organismo en consecuencia activaría los mecanismos de protección de la vida y, entre ellos, los mecanismos del estrés.

Las personas que no paran de tener pensamientos negativos del tipo “no voy a poder”, “es demasiado difícil”, “me voy a equivocar”, “no lo voy a superar” acaban arruinado todas sus posibilidades, no por carencia de recursos, sino por falta de confianza.

Muchas de las sensaciones que tenemos de falta de capacidad y que nos llevan a desconfiar y perder la esperanza han sido condicionadas.

El dominio de nuestra conversación interior es una necesidad si queremos gestionar nuestra vida.

Ante los desafíos, hemos de concentrarnos en lo que queremos, no en lo que tememos. Si queremos cambiar algo que no nos gusta, cerremos los ojos y utilicemos nuestros sentidos internos, veamos, oigamos, toquemos, sintamos cómo serían las cosas si sucedieran como nosotros queremos. Las tecnologías de neuroimagen nos muestran cómo en el ejercicio de visualización se movilizan las mismas áreas en el cerebro que se activarían se la experiencia ocurriese en realidad.

Abrámonos a la posibilidad de que, ante los desafíos, si confiamos se pueden abrir puertas en la mente que desde la desconfianza permanecen cerradas.

OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


lunes, 20 de enero de 2014

El oso del Puente del Arco Iris

Esta historia ocurrió en septiembre del año 2007 en Rainbow Bridge (Puente del Arco Iris), en la autopista del Paso de Old Donner en Sierra Nevada, California.


Un oso caminaba por el puente cuando dos coches, que lo cruzaban en ambos sentidos, lo espantaron y saltó por la baranda del puente. Logró asirse al arco de hormigón de 100 metros de altura. De alguna manera, el oso se las arregló para no caer y quedó atrapado entre los pilares del puente.

Un grupo de especialistas acudió a rescatarlo, pero, al estar anocheciendo, no pudieron hacer nada y pensaron que caería al vacío.

Regresaron al día siguiente y encontraron al oso durmiendo tranquilamente donde estaba atrapado.

El rescate no fue fácil, pues el animal se había agazapado en un lugar de difícil acceso. Después de asegurar una red debajo del puente, le pusieron un dardo tranquilizante, lo empujaron para que cayera en la red, lo bajaron, despertó de su "siesta" y siguió su camino como si nada hubiera ocurrido.

El oso cayó del puente, consiguió agarrarse y mantenerse, después se echó a dormir y, mientras tanto, se arregló su situación.

Este hecho real nos deja una hermosa enseñanza:

Cuando nos enfrentamos a una situación difícil, a veces, la mejor solución es tomárselo con calma, no dejarse llevar por el pánico y la desesperación... y esperar.
¡Confía!

OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


miércoles, 15 de enero de 2014

Limpia, fija y da esplendor


En septiembre de 2013, la Academia de la Publicidad lanzó una campaña para homenajear a la Real Academia Española (RAE) por su tercer centenario.

La Real Academia Española fue fundada en 1713 por iniciativa del marqués de Villena, con el propósito de «fijar las voces y vocablos de la lengua castellana en su mayor propiedad, elegancia y pureza». El objetivo era fijar el idioma en el estado de plenitud que había alcanzado durante el siglo XVI y que se había consolidado en el XVII. Se tomaron como modelos las Academias italiana (1582) y francesa (1635). Su primera sesión de trabajo se celebró el 3 de agosto de 1713 y su creación, con 24 sillones, fue aprobada el 3 de octubre de 1714 por Felipe V.

Con esta campaña se agradece a la RAE, en clave de humor, su trabajo de mantener la pureza de la lengua española.

El legendario lema de la RAE, "Limpia, fija y da esplendor", sirvió de inspiración para hacer una parodia de un anuncio de limpieza. Se parte de la idea de que hay palabras que "ensucian" nuestra lengua y se presenta a la Real Academia como el "agente" perfecto para limpiarlas.

La iniciativa publicitaria contó con un anuncio para televisión, anuncios para prensa e internet y envíos de marketing directo para académicos y líderes de opinión.

Los carteles gráficos reproducen manchas con forma de palabras mal escritas para ensalzar el papel de la RAE como agente perfecto para "limpiarlas".

A cada miembro de la Academia se le envió una carta de felicitación acompañada de un original cartel, diferente para cada miembro, con un eslogan famoso de la publicidad española que incluye alguna falta ortográfica o gramatical, para destacar la importante labor de la RAE.

A los líderes de opinión, se les envió un "ambientador de palabras" que, siguiendo la línea humorística de la campaña, emite cada cierto tiempo palabras diferentes para enriquecer el ambiente y el vocabulario de la gente.

La campaña ha sido realizada gratuitamente por la agencia Shackleton, la productora Tesauro y la agencia de medios Equmedia, con la colaboración de otras empresas y medios de comunicación.

El anuncio no estuvo exento de polémica. Varias organizaciones de mujeres pidieron a la Real Academia Española (RAE) que lo desautorizara, por "sexista", "misógino" y "casposo”, pues presenta a la mujer como la responsable de las tareas de limpieza de la casa, lo que reproduce los estereotipos que siguen fomentando la desigualdad entre hombres y mujeres. "De paso", afirmaron que la RAE no se caracteriza por promover la igualdad en su propio organismo y recuerdan que en sus 300 años de historia, han sido académicas de la lengua, ocho mujeres y que de sus 43 miembros actuales, únicamente siete son mujeres.



Yo veo en el anuncio a una mujer que entra en la cocina de su casa, ve que el niño ha tirado la mermelada al suelo y le dice que lo limpie antes de que venga su padre. Se trata de una mujer que está educando a su hijo, varón por cierto, para que limpie lo que ha ensuciado.

A lo mejor, con los años, se me ha “estropiciao” el sentido crítico.


OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


viernes, 10 de enero de 2014

El toro enfurecido

Este cuento esta incluido en el libro "La oración de la rana" de Anthony de Mello.


Estando el Maestro haciendo oración, se acercaron a él los discípulos y le dijeron:

"Señor, enséñanos a orar". Y él les enseñó del siguiente modo:

"Iban dos hombres paseando por el campo cuando, de pronto, vieron ante ellos a un toro enfurecido. Al instante, corrieron hacia la valla más cercana con el toro pisándoles los talones. No tardaron en darse cuenta de que no iban a conseguir ponerse a salvo, de modo que uno de ellos le gritó al otro: "¡Estamos perdidos! ¡De ésta no salimos! ¡Rápido, di una oración!"

Y el otro le replicó: "¡No he rezado en mi vida y no sé ninguna oración apropiada!"

"¡No importa: el toro nos va a pillar! ¡Cualquier oración servirá!"

"¡Está bien, rezaré la única que recuerdo y que solía rezar mi padre antes de las comidas: Haz, Señor, que sepamos agradecerte lo que vamos a recibir!"

Nada hay que supere la santidad de quienes han aprendido la perfecta aceptación de todo cuanto existe.

En el juego de naipes que llamamos “vida” cada cual juega lo mejor que sabe las cartas que le han tocado.

Quienes insisten en querer jugar no las cartas que les han tocado, sino las que creen que debería haberles tocado, son los que pierden el juego.

No se nos pregunta si queremos jugar. No es esa la opción. Tenemos que jugar. La opción es cómo.



OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


domingo, 5 de enero de 2014

El guardián de Cástulo

Cástulo es el nombre de una antigua e importante ciudad ibera, capital de la Oretania. Sus ruinas se localizan en el municipio de Linares, Jaén, a unos 5 km al sur de su núcleo urbano. Tuvo una situación estratégica por situarse en la cabecera del Valle del Guadalquivir, siendo su último puerto navegable, y en las estribaciones de Sierra Morena, configurándose como nexo de unión con la meseta peninsular. Fue escenario de la Segunda Guerra Púnica que enfrentó a cartagineses con romanos y una de las pocas ciudades que acuñaron su propia moneda desde finales del siglo III antes de Cristo. En Cástulo nació la princesa ibera Himilce, unida en matrimonio al cartaginés Aníbal.



El yacimiento arqueológico de Cástulo en uno de los más importantes de la Península Ibérica. Estuvo ocupado ininterrumpidamente desde finales del III milenio antes de nuestra era hasta el siglo XV.

Aunque su trayectoria es similar a otras ciudades como Jaén o Martos, su singularidad radica en que, al no tener encima la ciudad moderna, los vestigios de Cástulo se han conservado en mejor estado.

Este yacimiento, que cuenta con un Centro de Interpretación, es enorme. La zona arqueológica ocupa 3.200 hectáreas. El corazón de esta extensa zona es la ciudad amurallada, que abarca 50 hectáreas. Lo que se ha explorado en los últimos tres años han sido solo unos 500 metros cuadrados, es decir, solo una milésima parte de la superficie amurallada.

Desde el año 2010, se lleva a cabo un proyecto de la Universidad de Jaén denominado Fórum MMX, que retomó las excavaciones abriendo un nuevo horizonte en la investigación arqueológica de Cástulo.

En 2011, la Junta de Andalucía cataloga a Cástulo como conjunto arqueológico e institución del Patrimonio Histórico Andaluz con gestión diferenciada.

En junio de 2012, durante la segunda fase de excavaciones en el foro romano de Cástulo, un equipo de arqueólogos del Proyecto Fórum MMX, dirigido por Marcelo Castro, sacó a la luz un mosaico romano, conocido como Mosaico de los Amores, de comienzos o mediados del siglo II. Presenta un vivo colorido y un magnífico estado de conservación gracias, en parte, a una capa de ceniza que lo cubría. Está compuesto por pequeñas teselas de piedra y pasta de vidrio en tonos rojos, amarillos, verdes y azules características del Alto Imperio y semejantes a las de Pompeya.

En el mosaico aparecen representados los mitos del Juicio de Paris y de Selene y en las cuatro esquinas del mosaico se representan sendas alegorías de las cuatro estaciones.

La revista National Geographic, incluye su descubrimiento entre los más importantes de 2012.



En septiembre de 2013, en el mismo edificio en el que fue hallado el Mosaico de los Amores, pero en una estancia situada en el lado opuesto, se puso al descubierto un nuevo mosaico con motivos geométricos y colores variados, fechado entre finales del siglo I y principios del siglo II d.C.

Ambos mosaicos se ubican en un recinto con una superficie de 33 por 12 metros, que alterna patios con zonas cubiertas y del que todavía no se ha confirmado su uso. Pudo ser un edificio público dedicado al culto imperial, en honor del emperador Domiciano.

El nuevo mosaico presenta un buen estado de conservación y está decorado con coloridas teselas -que no son de pasta vítrea, como ocurre en el Mosaico de los Amores- y que forman cuatro grandes octógonos que encierran otros más pequeños en el centro, creando todo ello una especie de tela de araña.



El guardián de Cástulo.

El pasado mes de noviembre se descubrió, en las excavaciones de la muralla de la ciudad,   una escultura con forma de león datada en el siglo II-I a.C. que, al parecer, flanqueaba uno de los laterales de la puerta de entrada a la ciudad, a la que han llamado "La Puerta del León" o "Puerta de Aníbal" y en la que posiblemente hubiera dos felinos.

Leones similares se han encontrado en las provincias de Córdoba, Sevilla, Málaga y Jaén, como el llamado "Oso de Porcuna", pero ninguno es tan espectacular y se encuentra tan completo y bien conservado como el que ha hallado en Cástulo.

La figura, que presenta unos rasgos muy helenísticos y arcaicos, de 1,20 metros de largo por 90 centímetros de alto, pesa una tonelada de peso.

Tiene entre sus garras la cabeza de un personaje humano, como símbolo de la muerte, de la dominación del animal sobre la naturaleza humana. En época ibero-romana, el león era símbolo de fuerza y de protección.



El conjunto arqueológico de Cástulo es el yacimiento arqueológico más emblemático de la Provincia de Jaén. Aporta luz a más de cuarenta siglos de historia abarcando las fases prehistórica, ibérica, púnica, romana, visigoda, musulmana y cristiana.

Estoy segura de que Cástulo nos seguirá dando muchas más sorpresas con nuevos descubrimientos que, poco a poco, nos irán narrando su historia.


ENTRADAS RELACIONADAS EN ESTE BLOG:

- El resurgir de Marroquíes Bajos
- Excavaciones arqueológicas en la Ciudad de la Justicia de Jaén
- Viaje al mundo de los íberos

OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE: