ÚLTIMAS ENTRADAS PUBLICADAS

martes, 28 de octubre de 2014

Reprogramar el subconsciente

“Hay que tener fe en uno mismo. Ahí reside el secreto... Sin la absoluta confianza en sí mismo, uno está destinado al fracaso”.
Charles Chaplin.



Fuente: "Héroe" de Rhonda Byrne.

Creer en ti mismo quizá sea la cualidad más poderosa que tienes a tu alcance, porque te permitirá superar situaciones difíciles, desafíos y materializar tus sueños.

Naciste teniendo fe en ti mismo y si ahora no crees en ti es porque, sin darte cuenta, a lo largo de la vida, has aceptado ideas sobre ti que otras personas te han impuesto, y las has dado por buenas. Cuando piensas algo y aceptas que es cierto, se genera una creencia.

El subconsciente es como un ordenador con muchos programas diferentes que has ido instalando a lo largo de tu vida mediante tus pensamientos.

El pensamiento es el que ha instalado todos los programas en el subconsciente. Por eso, es el pensamiento y solo el pensamiento, el que puede crear un programa nuevo y desinstalar el anterior.

Incluso después de toda una vida de no creer en ti mismo, basta con un poco de esfuerzo coordinado para empezar a creer en ti mismo. Piensa que puedes hacer lo que te propongas. Recuerda que tienes todo lo necesario para ello. Lo único que necesitas es ir paso a paso.

Cuando empieces a pensar que puedes hacer cualquier cosa, notarás el rechazo del “cortafuegos” del subconsciente, que te dirá que esos pensamientos son mentiras. Si continúas plantando la idea de que puedes hacerlo, al final esos pensamientos se convertirán en una creencia, y habrás cambiado el programa.

El momento más poderoso para reprogramar el subconsciente es cuando te estás quedando dormido por la noche. Cuando te encuentras en ese estado preciso en que estás medio dormido y medio despierto, planta la idea de que puedes hacer y conseguir cualquier cosa que te propongas. El objetivo es que la idea de “creer en ti mismo” sea lo último que piensas antes de dormirte, porque el último pensamiento que tienes antes de dormirte atraviesa el cortafuegos y entra en la mente subconsciente. Y cuando ese pensamiento atraviesa el cortafuegos, el subconsciente lo ha de aceptar sin más.

Cuando el subconsciente tenga instalado el nuevo programa, sea lo que sea, es lo que se manifestará en tu vida.

Creer en ti mismo no significa que no surgirán momentos en que te acechen las dudas, especialmente si estás cansado, desanimado, te encuentras mal, o te falta energía. Recuerda que esos sentimientos son temporales y pasarán. En esos momentos de duda, simplemente hay que concentrarse en el siguiente paso que tienes que dar, porque te será más fácil creer que puedes dar un paso pequeño. En este “viaje” solo se puede ir paso a paso.

Cuando eres feliz, tu fe es firme. Por eso es tan importante perseguir tu felicidad todos los días porque al hacerlo, tu fe se fortalecerá y si alguien tiene fe en ti, aférrate a esa persona, porque es la que necesitas tener al lado. También has de tener en cuenta que experiencias nuevas, si son apropiadas, pueden hacerte recuperar la fe y reconstruir la autoestima.

Cuando decidas perseguir tu sueño, el Universo te apoyará y te proporcionará todas las circunstancias, personas y todo lo que necesites para que se haga realidad.

Cree en tu sueño y cree en ti, porque eres un héroe.

OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


2 comentarios

  1. Hola, me pareció muy interesante el texto.pero me puede dar un ejemplo de los pensamientos, que se deberían tener.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco tu comentario. Me gustaría señalar, ante todo, que no soy experta en nada y, honestamente, no me siento capacitada para dar instrucciones de uso de la vida a nadie. No obstante, puedo, desde mi experiencia, ponerte un ejemplo:

      Llevas fumando muchos años. Quieres dejar de hacerlo porque fumar perjudica gravemente la salud y provoca graves enfermedades. Lo has intentado varias veces pero has fracasado. En tu subconsciente has ido instalando el programa de que nunca lo conseguirás porque tienes la convicción de tu falta de voluntad y de que eres incapaz de dejar de fumar.

      Es importante reflexionar sobre lo que se quiere conseguir y ser consciente de que si no se cambia de estado mental, sencillamente, no se conseguirá. El lenguaje no solo describe la realidad, sino que es capaz de crearla; por eso, en el caso que nos ocupa, hay que hablarse a uno mismo, diciéndose que, aunque en algunas ocasiones se ha intentado sin conseguirlo, se es capaz y se puede dejar de fumar. Ese es el pensamiento que se ha de tener antes de dormir y visionar, además, que se consigue y todo lo bueno que supone dejar este hábito.

      Ten en cuenta que a veces la estrategia no es pensar, sino actuar y dar un paso adelante, aunque sea muy pequeño: suprimir, por ejemplo, algunos cigarrillos de los que “creemos” no poder prescindir. Un movimiento sencillo lleva un mensaje de gran impacto a nuestro cerebro: ¡Yo puedo!

      Eliminar