ÚLTIMAS ENTRADAS PUBLICADAS

viernes, 28 de julio de 2017

El rompecabezas de la vida

Fuente: “Nudos mentales” de Bernardo Stamateas.


Hacer un rompecabezas consiste en colocar correctamente cada pieza para armar un cuadro final. Un rompecabezas se construye pieza a pieza, con mucha paciencia, hasta que se logra encajar la última pieza y así alcanzar la satisfacción de haberlo logrado.

Nuestra vida es como un rompecabezas en el que tenemos que construir nuestra propia historia, pero hemos de tener en cuenta que nuestra percepción de las cosas no es la realidad, sino cómo queremos ver los hechos. Así, por ejemplo, cuando construimos la historia de nuestras vacaciones, tomamos cinco o seis eventos que unimos dándoles un sentido, y las demás escenas las dejamos de lado.

La percepción es selectiva, elegimos o recortamos una parte de la realidad y así nos transformamos en constructores de historias que nos narramos como si fueran cuentos, novelas, y de este modo aceptamos que las cosas tienen tal comienzo, tal desarrollo y tal final. Así, si estamos mal tenemos un relato negativo. Y si estamos bien reconocemos tanto las partes positivas como las negativas, pero a las negativas las colocamos por debajo de las positivas.

A lo largo de la vida nos han pasado cientos de cosas. En la construcción del rompecabezas de nuestra vida tenemos piezas dolorosas que hemos de encajar, pero con el correr del tiempo ese dolor cambiará y se transformará como también lo hacemos nosotros. Si, por ejemplo, te despiden del trabajo, estás mal, triste y preocupado, pero si un tiempo después encuentras un trabajo mejor remunerado y donde te sientes mejor, estas dos últimas piezas le dan un sentido diferente a la primera pieza, que solo era dolorosa.

A veces, hay piezas que parecen no encajar con nada. Nos urge encontrar su lugar, y sin embargo no logramos darles sentido. Tenemos que dejarlas de lado y seguir con otras, ¡ya encajarán! La vida siempre nos va dando piezas nuevas para que al encajarlas con otras podamos darles otros sentidos a las cosas.

Es importante que tengas en cuenta que para hacer un rompecabezas debes saber qué estás armando. Si no sabes adónde quieres ir, no sabrás qué camino tomar para ir construyendo poco a poco el rompecabezas de tu vida.

El rompecabezas de la vida no tiene bordes, podemos seguir construyendo una y otra vez, porque de eso se trata nuestra existencia, de hacer un modelo propio con nuestra vida.


OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada