ÚLTIMAS ENTRADAS PUBLICADAS

viernes, 13 de febrero de 2015

Servir a los demás

Esta historia, al parecer real, está incluida en el libro “El camino de la espiritualidad” de Jorge Bucay.


Un mecánico industrial es contratado en Latinoamérica por una empresa de automóviles alemana que lo lleva a formarse a la casa central de la compañía.

Alrededor de la fábrica existe un gran aparcamiento con plazas suficientes para que todos los trabajadores puedan llegar a la planta con su propio automóvil.

Durante las dos primeras semanas, ya que el extranjero no tenía vehículo, el gerente del área de motores pasaba por su casa a recogerlo y lo llevaba a la fábrica. Al final de la jornada, lo llevaba de regreso a su casa.

Quizá por un exceso de celo en el trabajo, el gerente siempre llegaba a la planta bastante antes de que sonara la sirena del inicio de la jornada.

Todas la mañanas encontraban el estacionamiento casi vacío, pero el gerente dejaba siempre su coche al fondo, bastante lejos de la entrada del personal. Un día el operario le dijo al gerente:

—Si llegamos temprano, casi antes que nadie, y el estacionamiento está vacío, no entiendo por qué dejas el coche tan lejos de la puerta de entrada a la planta de producción.

El gerente le contesta:

—Esto es algo que me enseñó mi primer jefe al poco tiempo de entrar en la fábrica. Los que llegamos temprano tenemos tiempo de sobra para caminar un poco, pero los que llegan más tarde tienen prisa: necesitan más que nosotros encontrar aparcamiento cerca de la puerta porque solo así llegarán a su hora al trabajo.


OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada