ÚLTIMAS ENTRADAS PUBLICADAS

miércoles, 5 de octubre de 2011

Delito de silencio

Federico Mayor Zaragoza

Federico Mayor Zaragoza nació en Barcelona en 1934. Es Doctor en Farmacia y Catedrático de Bioquímica. Ha sido Rector de la Universidad de Granada y cofundador del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa. También ha desarrollado responsabilidades políticas, siendo Diputado en el Parlamento español de la transición, Ministro de Educación y Ciencia y Diputado en el Parlamento europeo.

Sin embargo, es más conocido por su larga dedicación como Director General de la UNESCO (1987-1999), organismo de las Naciones Unidas para la promoción de la ciencia, la educación y la cultura. Tras su regreso a España creó en el año 2000 la Fundación Cultura de Paz, la cual preside en la actualidad.

El siguiente vídeo, obtenido de una entrevista a Federico Mayor Zaragoza en el programa "Las 1001 noches" de Canal Sur 2, muestra su indignación hacia ese nuevo orden mundial dominado por la guerra, el mercado y los medios, defiende la democracia real, participativa, contra la democracia representativa, falsa e inútil: "La democracia no consiste en que el pueblo sea contado, sino en que el pueblo cuente".


"Delito de silencio: ha llegado el momento. Es tiempo de acción" es una publicación en la que Federico Mayor Zaragoza, exhorta a los ciudadanos a que no permanezcan más tiempo silenciosos y espectadores, a que se impliquen y tomen en sus manos las riendas de su destino. A que digan: ¡BASTA!

"Delito de silencio. Tenemos que convertirnos en voz de la gente silenciada. En la voz que denuncia, que proclama que el hombre no está en venta, que no forma parte del mercado. En la voz que llegue fuerte y alto a todos los rincones de la tierra.

Que nadie que sepa hablar siga callado. Que todos los que puedan se unan a este grito.

Silencio de los silenciados, de los amordazados. Silencio de la ignorancia. Terrible silencio. Pero más terrible, hasta ser delito, el silencio culpable de los silenciosos. De quienes pudiendo hablar, callan. De quienes sabiendo y debiendo hablar, no lo hacen.

Demos la voz. A nuestra propia conciencia, en primer término. Pero, inmediatamente, tenemos el deber de ser la voz de los sin voz. Les debemos la voz. La voz debida, sobre todo, a las generaciones venideras.

Es un deber hablar. No hacerlo es, puede ser, grave insolidaridad, trasgresión moral, delito.

El siglo XXI ha de ser el siglo del pueblo, de la palabra, de la gente. No más la fuerza, la imposición de los pocos sobre los muchos. No más la espada ni la mano alzada. Manos tendidas, manos unidas. Y la voz. A contraviento. Valientemente.

Alcemos nuestra voz. Voz debida, voz de vida. Delito de silencio. Que se oiga la voz de todos. ¡De todos!

Clamor popular, para que un día no vuelvan hacia atrás su mirada nuestros descendientes y piensen: Podían y no se atrevieron. Esperábamos su voz, y no llegó."



El 15 de octubre la gente de todo el mundo tomará las calles y plazas.

Desde América hasta Asia, de África a Europa, la gente se está levantando para reclamar sus derechos y exigir una verdadera democracia. Ahora es el momento de que todos nos unamos en una protesta mundial no violenta.

Los poderes políticos y financieros gobiernan en beneficio de unos pocos, ignorando la voluntad de la inmensa mayoría y el precio humano y medioambiental que tenemos que pagar. Esta situación intolerable debe terminar.

Es hora de unirnos. Es hora de que escuchen.



OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


1 comentario

  1. Cada vez voy obtiendo más información de amigos, familiares o compañeros del trabajo sobre esta idea del cambio. Este artículo que publicas en "siyocambiotodocambia, lo relaciono con las publicaciones de la página web "despertares, la revolución pacífica", o las informaciones de otra página "mundo desconocido". En mi ordenador, en favoritos, tengo los diarios nacionales con la información "oficial" (la que nos quieren mostrar, la que les interesa a "ellos"). Pero para estar realmente informado visito tu blog y los mencionados anteriormente, y todos coinciden en la idea básica del cambio, del despertar, de la revolución pacífica. Como siempre serán "causalidades".... Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar