ÚLTIMAS ENTRADAS PUBLICADAS

sábado, 9 de agosto de 2014

Solo por hoy


Autor: Angelo Giuseppe Roncalli (Papa Juan XXIII).

« Solo por hoy trataré de vivir exclusivamente el día, sin querer resolver el problema de mi vida todo de una vez.

Solo por hoy tendré el máximo de cuidado de mi aspecto: cortés en mis maneras, no criticaré a nadie y no pretenderé mejorar o disciplinar a nadie, sino a mí mismo.

Solo por hoy seré feliz en la certeza de que he sido creado para la felicidad, no solo en el otro mundo, sino en este también.

Solo por hoy me adaptaré a las circunstancias, sin pretender que las circunstancias se adapten todas a mis deseos.

Solo por hoy dedicaré diez minutos de mi tiempo a una buena lectura; recordando que, como el alimento es necesario para la vida del cuerpo, así la buena lectura es necesaria para la vida del alma.

Solo por hoy haré una buena acción y no lo diré a nadie.

Solo por hoy haré por lo menos una cosa que no deseo hacer; y si me sintiera ofendido en mis sentimientos procuraré que nadie se entere.

Solo por hoy me haré un programa detallado. Quizá no lo cumpliré cabalmente, pero lo redactaré. Y me guardaré de dos calamidades: la prisa y la indecisión.

Solo por hoy creeré firmemente, aunque las circunstancias demuestren lo contrario, que la buena providencia de Dios se ocupa de mí como si nadie existiera en el mundo.

Solo por hoy no tendré temores. De manera particular no tendré miedo de gozar de lo que es bello y de creer en la bondad.»

* Juan XXIII, que dirigió la Iglesia católica entre 1958 y 1963, recibió el sobrenombre de "el Papa Bueno" por su carácter alegre y tranquilo, notable sentido del humor, apariencia bondadosa y generosidad. Tenía casi 77 años cuando fue elegido Papa.

Su pontificado, fuertemente criticado por los sectores más conservadores de la Iglesia, supuso el primer intento serio de modernización de la Iglesia al convocar en 1959 el Concilio Vaticano II que, comenzado en 1962, fue concluido en 1965 por su sucesor Pablo VI.

Juan XXIII instó a todos los obispos del mundo, entre muchas otras cosas, a promover la adaptación de la Iglesia a los nuevos tiempos, a transmitir el mensaje de Dios con un lenguaje más comprensible para todos, a tomar conciencia de los problemas del mundo moderno con un espíritu aperturista y de diálogo y a introducir dentro de la doctrina social de la Iglesia la cultura de los derechos humanos.

El día 27 de abril de este año fue canonizado, junto a Juan Pablo II, por el actual Papa Francisco.


OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada