ÚLTIMAS ENTRADAS PUBLICADAS

miércoles, 1 de agosto de 2012

La opinión ajena

Cuento zen


Una historia zen nos habla de un anciano y un niño que caminaban al lado de un burro. Al cruzar un pueblo, un grupo de niños se rio de ellos gritando: “¡Mirad qué tontos, tienen un burro y van los dos andando!”. “¡Podría el viejo subirse en él”.

El anciano se subió y siguieron la marcha. Al atravesar otro pueblo, algunas personas se indignaron: “Parece mentira, el mayor cómodamente sobre el burro y el niño caminando!”.

Intercambiaron los puestos, pero en la siguiente aldea la gente afeó su conducta: “¡Es intolerable, el muchacho sentado en el burro y el pobre anciano a su lado, caminando!”.

Llegados a este punto, tanto el viejo como el niño se subieron al burro. Al cruzarse con un grupo de labriegos por el camino, éstos le afearon su acción. “¡Es vergonzoso, vais a reventar al pobre animal!”.

Entonces el anciano y el niño tomaron la determinación de cargar al burro sobre los hombros. La gente que se cruzaba con ellos se mofaba diciéndoles: “¡Nunca vimos gente tan boba, tienen un burro y en lugar de montarlo lo llevan a cuestas!”.

En ésas estaban cuando el burro se revolvió con fuerza, se desplomó en un barranco y murió. El viejo instruyó al joven: “Si escuchas las opiniones de los demás y les haces caso, acabarás más muerto que este burro; por tanto, escucha únicamente la voz de tu corazón.



OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada