últimas entradas publicadas

viernes, 23 de febrero de 2018

El ciego y la lámpara

Cuento tradicional zen.


Cuando un ciego se despedía de su amigo, éste le dio una lámpara.

—Yo no preciso de la lámpara, pues para mí, claridad u oscuridad no tienen diferencia —dijo el ciego.

—Cierto es —dijo su amigo—, pero si no la llevas tal vez otras personas tropiecen contigo.

—De acuerdo —repuso el ciego.

Tras caminar un rato en la oscuridad, el ciego tropezó con alguien.

—¡Uy! —gritó el ciego.

—¡Ay! —gritó el otro.

—¿Es que no has visto la lámpara? —preguntó enojado el ciego, a lo que el otro respondió:

—¡Amigo! Tu lámpara está apagada.

A veces, como al ciego, nos prestan una lámpara para que otros se sirvan de su luz. Caminamos creyendo firmemente que nuestra lámpara ilumina a los demás, pero ni siquiera somos capaces de percibir si está encendida o apagada.


ENTRADAS RELACIONADAS EN ESTE BLOG:

- Comparte tu luz
- La luz que nace en ti

OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada