últimas entradas publicadas

jueves, 7 de junio de 2018

Ajustar cuentas


A veces, por casualidad, descubrimos que personas en las que confiábamos nos agreden vertiendo a nuestras espaldas comentarios malintencionados o falsas acusaciones y, aunque podamos intuirlo, no sabemos por qué actúan de esta manera.

En el momento en que lo descubrimos sufrimos una gran decepción, consideramos que esas personas no merecen ningún tipo de comprensión y nos invade un deseo de actuar a nivel emocional y ajustar cuentas personales.

Sin embargo, tenemos que actuar con sabiduría y mantener la serenidad y la calma, especialmente si no nos queda más remedio que seguir relacionándonos con esas personas. Hemos de actuar con la suficiente fortaleza para levantar un escudo invisible, no involucrarnos y ni tan siquiera hacerles reproches.

Evidentemente, no olvidaremos lo sucedido ni le restaremos importancia. Ya no podremos fiarnos de esas personas y estaremos vigilantes… No debemos pecar de ingenuos.

Se trata, en definitiva, de conservar la cabeza aunque muchos a nuestro alrededor la hayan perdido, de no permitir que quien quiera herirnos nos haga una herida, de no buscar más odio que el odio que nos tengan…

...Y seguir adelante.


Fuentes:
"Pensamientos cotidianos" de Omraam Mikhaël Aïvanhov.
"Si..." de Rudyard Kipling.


ENTRADAS RELACIONADAS EN ESTE BLOG:

- El perdón y el olvido
- El saco de plumas
- El triple filtro
- Las tres pipas 
- No todo el mundo es bueno
- Volver página

OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada