ÚLTIMAS ENTRADAS PUBLICADAS

jueves, 25 de julio de 2013

Mujeres "realmente" bellas


Dove es una línea de productos de cuidado personal (desodorantes, jabones, champús, lociones, cremas de cuidado facial y corporal…) perteneciente a la multinacional Unilever.

Desde el año 2005, a través de sus campañas publicitarias, Dove trata de mostrar a la mujer real de hoy en día, dejando a un lado el canon perfecto de belleza que genera ansiedad en gran número de mujeres.

Con este fin, la empresa lanza “El proyecto de autoestima Dove” que invita a las mujeres a valorarse más. Dentro de este proyecto, hay que destacar la campaña, lanzada el pasado mes de abril, conocida como “de los bocetos”. El vídeo titulado “Real Beauty Sketches”, ha sido un éxito viral y ha arrasado en Cannes. Se ha llevado el Grand Prix en Titanium & Integrated, además de nueve leones de oro, uno de plata y cuatro de bronce.

El anuncio, realizado por la agencia Ogilvy & Mather de Brasil, es un experimento social que pone de relieve la mala percepción que las mujeres tienen de sí mismas. Para ello, se cuenta con la ayuda de Gil Zamora, un artista forense, que ha trabajado con el FBI, especializado en hacer retratos a partir de una descripción.

Se pidió a siete mujeres que se describieran de la forma más objetiva posible: rasgos, forma de la cara, estructura ósea... Gil Zamora, situado a otro lado de una cortina, sin verlas, iba realizando un retrato robot siguiendo la descripción que cada una hacía de sí misma.

Después les hizo un segundo retrato, también a ciegas, pero esta vez no se describieron ellas mismas, sino una de las compañeras del experimento a las que habían acabado de conocer.

Al final del vídeo, comparan los dos retratos robot: el de cómo se ven y el de cómo las ve una desconocida. Es impresionante descubrir lo feas que se describen esas mujeres y lo guapas que las ven el resto. Además, esa visión de las desconocidas se ajusta mucho más a su imagen real.


Aunque es difícil superar la campaña "de los bocetos", un nuevo anuncio de Dove ha conseguido tocarnos la fibra sensible este mes de julio. Se trata del emotivo vídeo viral “Tímidas ante la cámara”, creado por Ogilvy Group UK y que también acaba de llevarse un León de Oro en Cannes.

El anuncio recoge algo que nos ha pasado alguna vez: por sorpresa, alguien te enfoca con una cámara para grabarte y tú, por inercia, te tapas la cara mientras gritas “¡no me grabes!”

¿Por qué estas mujeres se esconden de la cámara si cuando eran niñas les encantaba posar ante ella?

Este video nos invita a reflexionar y a buscar qué fue lo que pasó en el camino y en qué momento de sus vidas se convirtieron en sus peores críticas de belleza.

Durante este anuncio podemos escuchar la canción “Peek a boo” de Rose Murphy.


A estas alturas, no ando cuestionándome cuando dejé, o no, de pensar que era hermosa. Sin embargo, muchas veces me he preguntado qué fue de mis mejores sueños y, lo que es peor, cuándo dejé de tenerlos. Algunos, sin más, aunque nunca se hicieron realidad, han dejado de serlo con el paso de los años.

Sé que la respuesta no está en preguntarme por qué ocurrió. Trato de recuperar algunos viejos sueños, pero son los nuevos, aunque pocos,la fuente de mi alegría.


En clave de humor:

¿Qué ocurriría si el experimento de los bocetos se realizara entre un grupo de hombres?

New Feelings Time Comedy, ha creado una excelente parodia en la que demuestra que los hombres no son sus peores críticos de belleza y su autoestima suele estar por las nubes.

El resultado del experimento es completamente diferente al que se logró con Dove y es que resulta que los hombres no son tan guapos como ellos creen, ni tampoco se parecen a las estrellas de Hollywood.


Me parece genial que los hombres tengan "tan alta autoestima" en cuestiones de belleza. En serio: me gustan los hombres que, dejando atrás la imagen de “macho” que ha caracterizado al varón durante siglos, se preocupan por su aspecto personal, pero yo llevo muchos años intentando liberarme, sin conseguirlo del todo, de las modas, de las cremas y tratamientos faciales y corporales, de los tintes del pelo, de las manicuras, pedicuras, etc., etc., y me apena ver cómo algunos caen en la “esclavitud” que ha caracterizado, también durante siglos, a la mujer.

OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada