ÚLTIMAS ENTRADAS PUBLICADAS

sábado, 23 de noviembre de 2013

El atrapasueños

Este cuento está incuido en el libro "¿Qué se le puede pedir a la vida?" de Javier Urra.


Hace mucho, mucho tiempo, cuando el mundo era joven, un viejo líder espiritual lakota subió a una alta montaña y tuvo una visión en la que el Gran Maestro de la Sabiduría se le aparecía en forma de araña y le hablaba en lenguaje sagrado mientras tomaba un aro del sauce de mayor edad, sacaba de una bolsa de piel plumas de ave, cuentas de huesos, una trenza de pelo de caballo y otros abalorios y empezaba a tejer una tela de araña.

El Gran maestro le habló al viejo líder lakota sobre los círculos de la vida, de cómo empezamos como bebés y crecemos para ser niños, luego adultos y por fin ancianos, época en la que se debe ser tan cuidadoso como de bebé, cerrando el círculo.

El Maestro de la Sabiduría reflexionaba en su monólogo:

“En cada tiempo de la vida hay muchas fuerzas, unas son buenas y si te pones en su favor ellas te guiarán en la dirección correcta, pero también hay fuerzas malas y si las escuchas te guiarán en la dirección equivocada y te lastimarán. Hay muchas fuerzas y diferentes vientos, algunos interfieren con la armonía de la naturaleza”.

Mientras hablaba el gran maestro entretejía una vistosa telaraña que inició por fuera y continuó trabajando hacia el centro. Al terminar le dijo al anciano:

“Mira la telaraña en un círculo perfecto, pero en el centro hay un gran agujero, úsalo para ti mismo y para tu gente para hacer buen uso de las ideas, los sueños y las visiones. La telaraña atrapará las buenas y las malas se irán por el agujero”.

El anciano lakota transmitió su visión y ahora la gente usa el atrapasueños como la red de su vida. Lo cuelgan en la cabecera de sus camas, lo malo de sus sueños escapa a través del agujero que hay en el centro de la red y así no volverá a formar parte de ellos; por lo contrario, capta lo bueno de los sueños. Todos creen que el atrapasueños vela por el destino de su futuro.



OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada