ÚLTIMAS ENTRADAS PUBLICADAS

jueves, 5 de junio de 2014

Lucifer

Fuente: “La otra orilla” de Juan José Benítez.

*[La imagen de Lucifer corresponde a un fragmento de la escultura de Guillaume Geefs. (Catedral de San Pablo en Lieja, Bélgica)]

Movido por la curiosidad, me puse en camino. E intenté encontrar a Lucifer.

Al llegar al desierto descubrí a un ermitaño, consumido por el hambre y la sed.

“¿Conoces tú a Lucifer?”

Y el eremita, espantado, exclamó: “El Maligno tiene forma de fuente. Sus aguas son deseables, pero guárdate, peregrino: solo son un venenoso espejismo.”

Me adentré después en el templo de las vírgenes sagradas.

“¿Conocéis vosotras a Lucifer?”

Y las sacerdotisas, espantadas, exclamaron:

“El Maligno tiene forma de macho cabrío y trata de poseernos cada noche.”

Al interrogar a los doctores de la Iglesia, espantados, se santiguaron, exclamando:

“El Maligno es una hidra de siete cabezas que devora cuantos se alejan de nuestra santísima protección.”

Pregunté también entre los negros y éstos, espantados, exclamaron:

“El Maligno, sin duda, es el hombre blanco…”

 Encontré más adelante a un sabio. 

“¿Conoces tú a Lucifer?”

El Maligno -exclamó con espanto el anciano- es un monstruo de doble lengua: lleva consigo la contradicción.”

Y al atardecer, a punto de abandonar tal inútil empresa, me salió al paso un joven de gran belleza.

“¿Conoces tú a Lucifer?”, le interrogué con desaliento. “Sí. Soy yo”.

Desconcertado, no supe qué responder. Y Lucifer, comprendiendo mi confusión repuso:

“¿De qué te asombras?... Solo consultaste a mis enemigos.”


OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada