ÚLTIMAS ENTRADAS PUBLICADAS

sábado, 30 de mayo de 2015

Un cerebro de plastilina

Fuente: “El cociente agallas” de Mario Alonso Puig.


Durante muchos años se dio por hecho que las neuronas no podían reproducirse como lo hacen otras células menos sofisticadas del cuerpo. Lo que sí se observó fue que en ciertos lugares del cerebro sí se formaban nuevas neuronas. Si las neuronas no se reproducen, ¿de dónde procedían estas nuevas neuronas?

Diferentes estudios llegaron a la conclusión de que lo que ahora eran nuevas neuronas habían sido en su origen células madre, células indiferenciadas, capaces de transformarse en nuevas neuronas. Estas células madre se encuentran alrededor de las cavidades cerebrales, los llamados ventrículos, y son capaces de emigrar hacia otras estructuras cerebrales donde comienzan su proceso de transformación en neuronas.

Cuando mantienes la ilusión, cuando te atreves a superar tu miedo, cuando das un paso adelante en medio de la ambigüedad y de la incertidumbre, cuando sales de tu zona de confort y aprendes cosas nuevas, pones en marcha tu neuroplasticidad y estás favoreciendo que esas células madre se transformen en neuronas y tú te conviertas, si cabe, en una persona aún más capaz. Además, estas nuevas conexiones entre las neuronas son capaces de cambiar recuerdos antiguos que tal vez estaban dañando tu autoestima. Esto va a favorecer que, con el tiempo, te sientas cada vez más sereno, confiado y capaz.

Peter Eriksson, de la Universidad de Gotemburgo (Suecia), demostró que el proceso de neurogénesis o generación de nuevas neuronas a partir de células madre, y la formación de nuevas sinapsis o conexiones con otras neuronas, se produce en humanos a lo largo de toda su vida.

Por eso, tengas la edad que tengas, jamás es tarde para adaptarte a los cambios o para aprender algo nuevo. No dejes que nadie te convenza de lo contrario. En esta vida hay demasiados ladrones de sueños, personas especializadas en decirnos todo lo que nunca llegaremos a alcanzar. Claro que puedes, lo que pasa es que para ello has de esforzarte y tener paciencia porque la neurogénesis no es un fenómeno que suceda de forma inmediata, sino que es todo un proceso y por eso lleva su tiempo. El proceso dura unas tres semanas de media y, por eso, empezar a desarrollar un nuevo hábito lleva también este tiempo.

De momento, se ha observado que la neurogénesis tiene lugar tan solo en dos lugares del cerebro: el bulbo olfativo y el hipocampo.

Tenemos dos bulbos olfativos que recogen los olores y los aromas; de ahí, la información llega fundamentalmente a nuestro sistema límbico o cerebro emocional. Por esta razón el olfato tiene un componente tan emotivo y puede evocar tantos recuerdos.

En cuanto a los hipocampos, son estructuras esenciales para aprender cosas nuevas y ejercen, además, un control sobre los centros amigdalinos, que están justo delante de ellos y que son los que generan la emoción del miedo. Por eso, cuando con ilusión, persistencia y paciencia vas en pos de tus sueños, al favorecerse la neurogénesis, también está aumentando el grosor de tus hipocampos por lo que cada vez vas a sentirte más valiente y, por tanto, vas a poder actuar con más decisión y audacia.

Fred Cage, del Instituto Salk, en La Joya (San Diego) ha demostrado que la estimulación y el ejercicio físico en ratones pueden multiplicar por tres el número de neuronas en su hipocampo.

El ejercicio físico favorece la neuroplasticidad. Si te da pereza, por lo menos muévete más. El movimiento es importante, porque durante el mismo se segrega BDNF (Brain Derived Neurotrophic Factor) que favorece tanto la formación de nuevas conexiones entre las neuronas como el proceso de neurogénesis.

La meditación tiene también un claro impacto positivo en lo que a neuroplasticidad se refiere. Te recomiendo que reserves cinco minutos por la mañana, cuando ya estés un poco despierto, para conectar contigo mismo. Sigue simplemente el ritmo de tu respiración y observa atentamente lo que notas en las distintas partes de tu cuerpo. Esta práctica llamada mindfulness, aportará beneficios en tu salud, claridad mental y en tu autoestima.

OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


4 comentarios

  1. ¡Hola de nuevo! Soy Chelo, que ya te escribí en el post anterior sobre el tema de los elogios. Gracias por responder el comentario.
    Te escribo ahora para decirte que te nominé para el premio Liebster Awards Blogs, ya que me encantan las profundas reflexiones que haces en tus posts.
    Te dejo el enlace de mi blog para que puedas recogerlo:
    http://cheloferrerblog.blogspot.com/2015/06/es-mi-premio-recogi-esta-semana-de.html
    ¡Enhorabuena! Me encantará leer tus respuestas

    ResponderEliminar
  2. Hola, Chelo. Saludos. Quiero agradecerte que te parezcan profundas las reflexiones del blog y que, por tal motivo, lo hayas nominado para un premio. La verdad, es algo inusual para mí y he quedado gratamente sorprendida, pero no suelo participar en este tipo de actividades. Quiero que sepas que agradezco tu gesto. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  3. No pasa nada Luma, perdona la incomodidad que te pueda haber causado por tener que escribir esas líneas tan sinceras.
    Por mi parte, seguiré leyendo tus posts porque me gusta tu blog y lo que escribes,
    ¡feliz tarde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chelo, puedes creerme, para mí no es ninguna incomodidad, entre otras razones, porque estoy encantada con tus comentarios. Me gustaría tener más tiempo para dedicarle al blog, pero, de momento, ando algo desbordada…

      Te agradezco, una vez más, tus comentarios y tu interés por lo que escribo.

      Eliminar