últimas entradas publicadas

jueves, 25 de octubre de 2018

El sello de autenticidad


Fuente: “Vive tu vida” de Enrique Rojas.

La palabra “auténtico/a” procede de la griega authentés, contracción de auto y entés, que define a la persona que actúa por sí misma y es dueña de sus actos.

Ser auténtico consiste en ser coherente. Significa que hay una estrecha relación entre lo que se piensa y/o dice y lo que se hace. La persona auténtica vive como piensa y se manifiesta como realmente es y no como los demás quieren que sea.

En la sociedad actual las personas auténticas caminan por terrenos difíciles, pues, cada vez en mayor medida, los seres humanos se falsifican a sí mismos, llevan una doble o triple vida o moral, son inestables y no tienen criterios sólidos. Hoy en día es toda una proeza no venderse al mejor postor y no es extraño ver masas de gente a la deriva.

Las personas auténticas aman la verdad por encima de todo y se esfuerzan porque en su interior existan el menor número de contradicciones posibles.

Son personas íntegras y autónomas. Viven con rectitud, con responsabilidad y son capaces de ir contracorriente cuando el entorno social se vuelve permisivo y aparece el “todo vale”.

Están revestidas de autoridad: lo que dicen, lo hacen. Tienen una palabra que se mantiene contra viento y marea.

Tienen un solo lenguaje, frente a sí mismas y a los demás, por eso son sencillas, naturales, espontáneas y con estilo propio.

Sus vidas son equilibradas, armónicas y ecuánimes.

Las personas que se esfuerzan por ser auténticas están dispuestas a cambiar y corregir sus faltas.

La autenticidad es un acto de grandeza que está en la cumbre donde habitan las personas de categoría.


ENTRADAS RELACIONADAS EN ESTE BLOG:

- Amar lo que somos - Defender la propia identidad - El cocodrilo vegetariano - El deseo de cambiar - El escorpión y la rana - La gaviota y el cormorán - La hipocresía - La verdadera personalidad - Llevar una máscara - Ser persona - Tu verdadera identidad

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada