últimas entradas publicadas

jueves, 12 de julio de 2018

La gaviota y el cormorán

A veces, leyendo con los niños y niñas en el colegio, “tropiezo” con cuentos y poemas que por su sencillez y frescura consiguen “alcanzarme”. Yo los defino como cuentos y poemas para niños y no tan niños. Es el caso de este poema “La mouette et le Cormoran” de Frédéric Quoniam-Barré que nos habla del amor entre seres diferentes, del deseo de cambiar para agradar a los demás y ser amado, de la aceptación de los otros tal y como son…



—Ella no me puede querer
—suspiraba el cormarán—.
Ella es blanca, yo soy negro,
huirá apenas la intente mirar.
¡Y nunca le podré gustar!

—Él no me puede querer
—suspiraba la gaviota—.
Él es negro, yo soy blanca,
huirá apenas lo intente mirar.
¡Y nunca le podré gustar!

Así se lamentaban con pena
el cormorán y la gaviota,
enamorados como dos locos
y tristes como las piedras.

—Ya está, tengo una idea
—se dijo la pobre gaviota—,
Me pintaré toda de negro,
y conseguiré ser como él,
y por siempre me querrá.

—Ya está tengo una idea
—se dijo el pobre cormorán—.
Me pintaré todo de blanco,
y conseguiré ser como ella,
y por siempre me querrá.

Así pues se decidieron
el cormorán y la gaviota,
enamorados como dos locos
y tristes como las piedras.

“No he de tener ningún miedo
—pensó la osada gaviota—.
¡Soy más negra que la noche!
Le confesaré todo mi amor
y acabará mi sinsabor.”
“No he de tener ningún miedo
—pensó valiente el cormorán—.
¡Soy más blanco que la espuma!
Le confesaré todo mi amor
y acabará mi sinsabor.”

Cara a cara se encontraron
el cormorán y la gaviota,
enamorados como dos locos
y tristes como las piedras.

—Pero, ¿seguro que es él?
—se preguntó inquieta la gaviota—.
¿Se habrá pintado de blanco?
Lo reconozco por la mirada.
Sin duda, me quiere gustar.

—Pero, ¿seguro que es ella?
—se preguntó inquieto el cormorán—.
¿Se habrá pintado de negro?
La reconozco por la mirada.
Sin duda, me quiere gustar.

Así pues se zambulleron
el cormorán y la gaviota
quitándose el raro disfraz
para poderse abrazar,
ella blanca y él tan negro,
enamorados como muy pocos
¡y felices… como dos locos!


Frédéric Quoniam-Barré

OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada