ÚLTIMAS ENTRADAS PUBLICADAS

jueves, 2 de diciembre de 2010

Maltrato y crueldad con los renos


El pueblo lapón, saami o sami habita en Laponia, una región que se extiende por el norte de Noruega, Suecia, Finlandia y la península de Kola, al noroeste de Rusia.

Son aproximadamente unas 82.000 personas. No existen estadísticas oficiales de su población pero se estiman que viven unos 50.000 en Noruega, 20.000 en Suecia, 10.000 en Finlandia y 2.000 en Rusia.

Son la última tribu aborigen de Europa: su origen étnico es un misterio.

Los recursos tradicionales para el sustento del pueblo sami incluyen la agricultura, la caza y la pesca, la ganadería y la artesanía. Progresiva y recientemente, el turismo está formando parte del modo de vida sami.

Con un suelo prácticamente estéril, la caza de renos y la pesca han sido sus principales fuentes para sobrevivir.

Desde hace muchos años los samis han adaptado sus vidas a la migración de los renos desde el interior de los bosques hacia las montañas. Al principio como cazadores de los mismos y hoy como dueños y criadores de renos.

Desde siempre, los samis han tenido una convivencia muy cercana a este animal ya que de él utilizan todas las partes de su cuerpo: su carne para alimentación, sus huesos y cuernos para artesanías, su piel y cuero para ropa y también lo han utilizado como medio de transporte.

Hoy día, apenas una escasa proporción de los lapones (tal vez el 10%) se dedican a la cría de reno pero esta tradición sigue siendo preponderante en la cultura de este pueblo.

En la actualidad, la cría de renos está amenazada por el avance de los negocios forestales.

Una investigación de la World Society for the Protection of Animals (WSPA) (Sociedad Mundial para la Protección Animal), ha revelado que el reno está siendo sometido a un inmenso sufrimiento en Suecia y Finlandia.

En el siguiente vídeo se muestran imágenes del sufrimiento de manadas de renos que se rodean, transportan y sacrifican.

Como señalé en la entrada titulada “Matanza de defines calderones”, hay una doble moral en todo lo relacionado con las matanzas de animales.

Las personas que a diario consumimos carne de pollo, cerdo, ternera etc. colaboramos y participamos en la masiva matanza y cruel crianza de animales. Las terneras, los lechones y los corderos son cachorros. Esto en lo que se refiere a los mamíferos que parece que nos duelen más. Podríamos decir lo mismo de los animales acuáticos, los que se utilizan para bolsos, abrigos etc. ¿O porque no son tan simpáticos como los delfines o los renos, uno de los símbolos más populares de la Navidad, no tienen derecho a la vida? ¿Acaso en los mataderos duermen a las vacas o a las ovejas antes de matarlas para que comamos sus deliciosos filetes?

Indefensos están todos.

La crueldad y el maltrato son innecesarios.




OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada