últimas entradas publicadas

martes, 29 de mayo de 2018

La desgracia de unos es la dicha de otros


Nos entristecemos, se supone, por la suerte de los que tienen desgracias y sufren, pero, la mayoría de las veces, algunos se las arreglan para sacar partido de estas desgracias.

¿Un comerciante quiebra? Muy bien, van a recuperar su clientela.

¿Dos países entran en guerra? Formidable, les vendarán armas a uno y a otro…

La vida personal y colectiva de los humanos está llena de estos cálculos.

Si nos preocupásemos verdaderamente del bienestar de nuestros semejantes, ¡cuántas mejoras llegaríamos a realizar!

Nos contentamos con constatar el mal y repetimos: “¿Cómo es posible? ¿Por qué suceden cosas así? ¡Qué horror!”, pero a poco que las condiciones se presten para ello, esto no nos impide arreglar nuestros asuntos a costa de los demás.

Esta es la triste realidad: la desgracia de unos es la dicha de otros.

En esta Tierra, el mal tiene todavía en qué ocuparse y alegrarse.


Fuente: “Pensamientos cotidianos” de Omraam Mikhaël Aïvanhov.


OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada