ÚLTIMAS ENTRADAS PUBLICADAS

viernes, 5 de noviembre de 2010

La ratonera


Un ratón, mirando por un agujero de la pared, vio a un granjero y a su esposa abriendo un paquete. Quedó aterrorizado cuando descubrió que era una ratonera. Fue corriendo a advertir a los demás animales de la granja:

- ¡Hay una ratonera en la casa, una ratonera en la casa!

La gallina, que estaba cacareando y escarbando, levantó la cabeza y dijo:

- Discúlpeme Sr. Ratón: yo entiendo que es un gran problema para usted pero no me incomode que a mí no me perjudica.

El ratón fue hasta el cordero y le dijo:

- ¡Hay una ratonera en la casa, una ratonera!

- Discúlpeme Sr. Ratón pero no hay nada que yo pueda hacer, solamente pedir por usted. Quédese tranquilo que será recordado en mis oraciones.

El ratón se dirigió entonces a la vaca que le dijo:

- ¿Pero acaso yo estoy en peligro?

Entonces el ratón volvió a la casa preocupado y abatido.

Aquella noche algo cayó en la trampa. La mujer del granjero corrió para ver lo que era y en la oscuridad no pudo ver que la ratonera había atrapado la cola de una serpiente venenosa que la mordió.

El granjero la llevó inmediatamente al hospital. Ella volvió a casa con fiebre.

Para alimentar a alguien convaleciente no hay nada mejor que un buen caldo, así que el granjero agarró su hacha y fue a buscar el ingrediente principal: la gallina.

Como la enfermedad de la mujer continuaba, los amigos y vecinos fueron a visitarla. Para alimentarlos, el granjero mató al cordero.

La mujer no mejoró y acabó muriendo y el granjero tuvo que vender la vaca al matadero para cubrir los gastos del funeral.

Así que:

La próxima vez que escuches que alguien tiene un problema y creas que, como no es tuyo, no le debes prestar atención... piénsatelo dos veces.



OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada