ÚLTIMAS ENTRADAS PUBLICADAS

martes, 24 de enero de 2012

Sobre el conocimiento y la arrogancia


Esta anécdota, totalmente cierta, la protagonizó el humorista, periodista, político y, sobre todo, gran humanista brasileño Aparicio Torelly más conocido como El Barón de Itararé (1895-1971).

Cuando era joven, cometió el error de estudiar medicina por complacer a su familia pero esos estudios terminaron cuando ocurrió lo siguiente:

Un día un profesor que lo detestaba por sus bromas, le preguntó:

- Torelly, ¿cuántos riñones tenemos?

- ¡Cuatro! -responde el alumno-.

- ¿Cuatro? -dijo incrédulo el profesor-. Y para saborear su victoria le dice a su ayudante: - Traiga pasto porque tenemos un burro en la clase.

- ¡Y para mí un cafecito! -le dijo Torelly al asistente del profesor-.

El profesor se enojó y expulsó al alumno de clase.

Aparicio Torelly cogió sus libros y cuando estaba saliendo se dio la vuelta y con su eterna sonrisa dijo bien fuerte:

-Usted me preguntó cuántos riñones tenemos. Tenemos es la primera persona del plural del verbo tener. Y nosotros tenemos cuatro riñones, dos usted y dos yo. Hasta luego, que le aproveche el pasto.

Moralejas:

Algunas personas, por tener un poco más de conocimiento, o creer que lo tienen, se sienten con derecho de subestimar a los demás… Es necesario escoger entre la arrogancia y la humildad de escuchar a los otros. Casi siempre escogemos la soberbia y la sordera.

La vida exige mucha más comprensión que conocimiento.

No basta con ser experto en un tema, también hay que saber expresarse con corrección.



OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada