ÚLTIMAS ENTRADAS PUBLICADAS

jueves, 15 de septiembre de 2011

Acoger es querer: "Siempre en familia"

Hoy, día 15, la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social de la Junta de Andalucía ha presentado una campaña para fomentar el acogimiento familiar de menores con el lema "Siempre en familia".

En la misma, han participado Raphael,  Martirio y Pasión Vega, tres artistas andaluces distinguidos con la Medalla de Oro de Andalucía.


POR QUÉ LOS PROGRAMAS DE ACOGIMIENTO FAMILIAR.

La Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, reconoce a la familia como un derecho fundamental de todos los niños y niñas ya que es la institución familiar la que, en principio y en términos generales, ha de encargarse del cuidado y protección de los niños.

La estructura de la familia ha sufrido en los últimos tiempos grandes cambios y en pocos años se ha vuelto muy compleja. Aunque no presenta ya el mismo aspecto y composición que tenía en épocas anteriores, la familia, en sus diferentes formas, sigue siendo el espacio idóneo para la formación y el desarrollo integral de niñas y niños. En su seno se transmiten los valores, los conocimientos, el cariño y la seguridad que propician su correcto crecimiento.

A menudo, en demasiadas ocasiones, la familia atraviesa períodos de crisis, hace aguas, se resiente o se desintegra y cuando, por diferentes razones, deja de ser para los menores ese espacio envolvente y acogedor que procura amparo,  la responsabilidad recae en los poderes públicos que deben actuar adoptando medidas protectoras para los menores y ofreciendo a los mismos las condiciones en que sus derechos queden garantizados.

Todos lo sabemos: lo más parecido a una familia, es otra familia. Por eso, cuando menores de edad se ven forzados a salir de su núcleo familiar, la Administración da preferencia a formas de atención y protección en este entorno. Esta alternativa, se materializa en el acogimiento familiar al que se le otorga una clara primacía sobre el acogimiento residencial.

El acogimiento familiar es una figura jurídica por la que se otorga la guarda y custodia de un menor a una persona o personas, con la obligación de velar por él, alimentarlo, tenerlo en su compañía, educarlo y procurarle una formación y atención integral. Pero es más que eso: el acogimiento familiar mejora la salud del menor, su rendimiento escolar y académico en un entorno familiar en el que los niños y niñas crecen felices y tienen la posibilidad de desarrollarse como personas y ver reconocidos sus derechos.

Los niños no pueden esperar porque mientras tanto, dejarán de ser niños.



OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada