ÚLTIMAS ENTRADAS PUBLICADAS

martes, 17 de agosto de 2010

La necesaria ternura

Fuente:"La buena vida" de Álex Rovira.


Álex Rovira en su obra "La buena Vida" señala que la ternura es el respeto, el reconocimiento y el cariño expresado en el gesto, en el detalle sutil, en el regalo inesperado, en la mirada cómplice o en el abrazo sincero. Es la expresión más serena, bella y firme del amor.

Los niños y niñas necesitan la ternura como base emocional para su desarrollo como personas.

Sin ternura es difícil que prospere la relación de pareja que a largo plazo está condenada al fracaso porque la ausencia de ternura genera aburrimiento, rutina, pereza, apatía, distancia, abandono, dejadez y egoísmo.

Al parecer los recuerdos que más nos acompañan en los últimos instantes de nuestra vida no tienen que ver con momentos de triunfo o éxito sino con palabras de gratitud, caricias, miradas... Son instantes que quedan grabados en la memoria gracias a la ternura y que revelan la excelencia del ser humano a través del cuidado, el respeto y el afecto.

La expresión de la ternura no es ostentosa pues se manifiesta en pequeños detalles. Son actos de ternura la mano que acaricia o acompaña en momentos de sufrimiento, tristeza, abatimiento, dolor, desesperación, desgracia o adversidad; la presencia firme y solidaria ante la injusticia; la llamada o el mensaje en el que pocas palabras se convierten en un cimiento.

Expresar el afecto, saber escuchar, hacerse cargo de las preocupaciones y problemas del otro, comprender, saber acariciar, saber cultivar el detalle, acompañar, estar física y anímicamente en el momento adecuado son actos de entrega generosa.

No sólo sufre quien no recibe caricias, sino quien no las expresa. Las personas que no suelen manifestar sus emociones son más infelices, se sienten más aisladas y aumentan la intensidad de emociones negativas como disgusto, ansiedad, tristeza y vergüenza.

La falta de expresión de los sentimientos genera un mayor estrés psicológico y se asocia a una baja inmunidad fisiológica.

La ternura no es blanda. La ternura es un acto de coraje. Es fuerte, firme y audaz porque se muestra sin miedo. Hace fuerte al amor y en la adversidad enciende la chispa de la alegría.

"Aquellos que esperan las grandes ocasiones para probar su ternura, no saben amar" (Laure Conan).


OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada