últimas entradas publicadas

martes, 30 de enero de 2018

Mariposas (II)

La medicina veterinaria se encarga de prevenir y curar las enfermedades de los animales. Su ámbito es amplio y cubre todas las especies, tanto domésticas como silvestres, pero, por lo general, nadie se ocupa de los insectos cuando están enfermos o heridos.

Esta es la historia de una mariposa herida que tuvo mejor suerte…



Romy McCloskey, de Texas, es una joven diseñadora de ropa aficionada a criar mariposas. Cada vez que encuentra orugas en su jardín, las recoge y cuida para que sufran su metamorfosis a salvo de depredadores y otras amenazas. Cuando las mariposas salen de sus crisálidas, las deja ir.

Un día, una mariposa monarca salió de su capullo con sus alas derechas rasgadas por lo que nunca podría volar ni sobrevivir. Pensó que la mantendría dentro y la alimentaría hasta que muriera. Una amiga le mandó un vídeo en el que se explicaba la forma en la que se podía arreglar las alas a una mariposa y decidió intentarlo. Contaba con las alas de una mariposa que había muerto unos días antes.

Romy relató paso a paso la operación de “trasplante” y subió las fotografías a Imgur el día diez de enero.

Utilizó una toalla, una percha metálica, pegamento, tijeras, un palillo, un bastoncillo de algodón, pinzas y polvos de talco.

Sujetó a la mariposa con la percha de alambre y con cuidado le cortó la parte dañada de sus alas. Este proceso no es doloroso, es como cortarse el pelo o las uñas, pues noy hay sensibilidad alguna en la zona.

Con paciencia y trabajando con gran destreza, la joven pegó las piezas del ala de la mariposa que había muerto. Después, las roció con un poco de talco para evitar que las alas se pegaran entre sí.

Tras un día de descanso, la alimentó con néctar casero y la sacó al jardín. La mariposa se marchó volando.

La afición y el cariño de Romy McCloskey por las mariposas le viene porque, hace casi veinte años, su madre, antes de morir, le dijo que cada vez que viese una mariposa recordara que estaba a su lado y que la amaba. Romy no quiso depender de encuentros con mariposas y decidió cuidarlas.


ENTRADAS RELACIONADAS EN ESTE BLOG:

- Mariposas...
- Mariposas (III)

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada