ÚLTIMAS ENTRADAS PUBLICADAS

martes, 25 de enero de 2011

La Primera Ley Hermética o Ley de la Atracción


El Kybalión es un documento que contiene el conjunto de enseñanzas de la filosofía hermética. Escrito en los albores del siglo XX, su autoría se debe a un grupo anónimo de personas autodenominado Los Tres Iniciados. Las bases del hermetismo se atribuyen a un alquimista místico y deidad de algunas logias ocultistas llamado Hermes Trismegisto, cuya existencia pudo haber transcurrido en Egipto antes de la época de los faraones.

Los siete principios o axiomas del hermetismo son:

1- Mentalismo. El Todo es mente; el universo es mental.

2- Correspondencia. Como es arriba, es abajo; como es abajo, es arriba. Afirma que este principio se manifiesta en los tres grandes planos: el físico, el mental y el espiritual.

3- Vibración. Nada está inmóvil; todo se mueve; todo vibra.

4- Polaridad. Todo es doble, todo tiene dos polos; todo, su par de opuestos: los semejantes y los antagónicos son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza pero diferentes en grado; los extremos se tocan; todas las verdades son medias verdades, todas las paradojas pueden reconciliarse.

5- Ritmo. Todo fluye y refluye; todo tiene sus períodos de avance y retroceso, todo asciende y desciende; todo se mueve como un péndulo; la medida de su movimiento hacia la derecha, es la misma que la de su movimiento hacia la izquierda; el ritmo es la compensación.

6- Causa y efecto. Toda causa tiene su efecto; todo efecto tiene su causa; todo sucede de acuerdo a la ley; la suerte o azar no es más que el nombre que se le da a la ley no reconocida; hay muchos planos de causalidad, pero nada escapa a la Ley.

7- Género. El género existe por doquier; todo tiene su principio masculino y femenino; el género se manifiesta en todos los planos. En el plano físico es la sexualidad.

LA PRIMERA LEY HERMÉTICA

“El Todo es Mente; el universo es mental”.

“El universo es una creación mental sostenida en la mente del Todo.”

¿Qué es y cómo funciona?

Todo lo que llega a tu vida, tú y sólo tú, lo estás atrayendo. Atraes a tu vida aquello que piensas o imaginas.

Atraes de forma inconsciente y consciente. La atracción inconsciente sucede cuando dejamos que nuestros pensamientos funcionen mecánicamente. La atracción consciente ocurre cuando manejamos voluntariamente nuestros pensamientos.

Todo lo que piensas, ya sea bueno o malo, lo atraes a tu vida. Cada pensamiento feliz, alegre, atrae a tu vida aquello positivo en lo que tú estás pensando: si piensas en bienestar, atraes bienestar. Cada pensamiento de preocupación atrae más de eso a tu vida: si piensas en deudas…más deudas atraerás.

Existe una fórmula muy sencilla.

Pensamientos + Sentimientos = Atracción
Polo (+) + Polo (–) = Creación (+-)

Las emociones te guiarán.

La clave para controlar los pensamientos está simplemente en auto-observar las emociones que desencadenan.

Las emociones se pueden dividir en dos grandes categorías:

- Emociones positivas: todas aquellas que te hacen sentir bien.
- Emociones negativas: todas aquellas que te hacen sentir mal.

Todos los días debes generar emociones positivas y sentirte feliz.


¿Qué quieres atraer a tu vida?

Una vez que aceptas que tú eres el fabricante de tu propia realidad, verás que tienes la energía para cambiar esa realidad por cualquier cosa que anheles.

¿Qué anhelas atraer?: ¿prosperidad?, ¿salud?, ¿bienestar?, ¿felicidad?, ¿algo material?...

Empieza ahora a cambiar tu mundo, a usar las leyes del universo para atraer dicha y prosperidad a tu vida.

- Define con exactitud lo que quieres atraer.

- Haz una imagen mental de aquello que anhelas atraer, es decir, visualiza lo que quieres.

- Escoge una hora del día para pasar de 5 a 15 minutos seguidos, sin hacer nada más que visualizar nítidamente tu objetivo.

- Pon emociones en tu mezcla y agradece.

El poder de la gratitud.

Adquiere el hábito de agradecer. Escribe una lista de todas aquellas cosas por las cuales puedes agradecer. Agradece todos los días. Notarás que en apenas unos días tu lista comienza a crecer. Notarás un cambio de actitud en ti y en ese cambio de actitud, la dicha y la prosperidad encontrarán su camino hacia ti.

Recuerda deshacerte de viejos hábitos.

Pon atención a tus objetivos, concéntrate en la dirección hacia donde quieres ir y no permitas que aquellas cosas que detestas aniden en tu mente y en tu corazón porque cuanto más pienses en ellas, más se manifestarán en tu vida.

Olvídate de los chismes, la crítica mordaz, las injurias, las mentiras y las calumnias porque el que las profiere, ya está viviendo un calvario y te está invitando a ingresar en su propio infierno.

Practica el perdón porque, al hacerlo, evitas que tu mente y tu corazón se infecten de odio y rencor. Perdonando te perdonas.

Una última e importante recomendación:

Aquellos que enseñan a la humanidad a hacer uso de determinadas fuerzas sin impulsar a elevarse a un nivel moral más alto, obran sin conciencia. Se asemejan a padres irreflexivos que permiten a los niños inconscientes jugar con fuego.

La energía mental es dádiva de Dios y sólo se debe utilizar para buenos propósitos y con buenas intenciones.

Ahora comprenderemos mejor por qué Jesús de Nazareth, dijo: “Por sus obras los conoceréis”.

Esta ley ha sido conocida y usada por importantes personas a través de la historia:

Buda: “Todo lo que somos es el resultado de nuestros pensamientos”

Platón: “Las cosas en última instancia, están constituidas por conceptos”.

Emmanuel Kant : “El exterior es la reflexión del interior .”

Goethe: “Si tú estás verdaderamente comprometido con tu meta, el Universo entero conspira a favor tuyo para que aparezcan los instrumentos y personas, que te permitirán lograrla.”

Víctor Hugo: “No hay nada como la imaginación para crear el futuro. Lo que hoy es utopía, será carne y sangre mañana”.

Graham Bell: “No sabría decir qué es este poder, todo lo que sé es que existe”.

Winston Churchill: “Tu creas tu propio universo durante el camino”

Einstein: “La imaginación lo es todo, es una visión anticipada de las atracciones de la vida que vendrán”.

Martin Luther King: “Da tu primer paso con fe, no es necesario que veas la escalera completa, sólo da tu primer paso con fe”.

Todos nosotros podemos trabajar con un poder infinito. Todos nos guiamos exactamente por las mismas leyes. Las leyes naturales del Universo son leyes exactas y existe una fórmula precisa para lograr dicha y prosperidad en tu vida.


OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:


No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada